Navigation Menu

Animar: Alentar & fortalecer

Animar es una palabra que es malinterpretada por muchos. Tal vez debería decir que la palabra animar es poco entendida. Muchas veces fallamos en captar el significado total de lo que la Biblia se refiere cuando dice, “Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.” (1 Tesalonicenses 5:11)

El vocabulario bíblico para animar lleva la idea de apoyar. Animar es acercarse a otro para ayudar. Ayudamos a un hermano o hermana en Cristo cuando simpatizamos con ellos. El ánimo está presente, es ser amable y compasivo; como un brazo sobre el hombro. A veces, todos necesitamos este tipo de apoyo.

El Dr. Jeff Ray del Seminario Bautista de Southwestern, solía terminar sus clases de seminario los viernes con la misma advertencia semana tras semana. Mientras enviaba a esos jóvenes predicadores a las iglesias, él decía: “Sean buenos chicos, todos están pasando por tiempos difíciles.” La vida es dura. A menudo, nuestros esfuerzos por servir al Señor encuentran oposición y obstáculos. Somos malentendidos e incluso maltratados. Necesitamos apoyarnos unos a otros con nuestra presencia, amabilidad y simpatía. Sí, el ánimo es apoyo, pero es más: el ánimo tiene un lado más fuerte.

Animar es desafiar. Ese brazo alentador sobre el hombro también debe ser una mano firme en la espalda. Animar es fortalecer, impulsar y exhortar. Es fácil desanimarse en la obra del Señor. Nuestros problemas internos se agrandan y nos damos a la auto-lastima. Nos cansaremos y desanimaremos a menos que algún hermano o hermana venga a nuestro lado. “Manténgase firme, sea fuerte, no se rinda. No es el único que es malentendido y maltratado. Por todo el mundo, sus hermanos están corriendo la carrera. ¡Terminemos nuestro curso juntos!”

El ánimo es a la vez apoyo y desafío. Una de las razones principales por las que trabajamos juntos como bautistas de Oklahoma es animarnos los unos a otros.

Además de este concepto de ánimo, he estado pensando en nuestra misión compartida como bautistas de Oklahoma a través de los años.

En 1883 se formó la Sociedad Bautista Misionera y Educativa del Territorio Indio. Los mensajeros declararon tres propósitos:

1. Ayudar a iglesias débiles

2. Llevar el Evangelio a lugares necesitados

3. Entrenar ministros llamados por Dios al Evangelio

Nuestra convención estatal ha trabajado a través de varias declaraciones de misión en los últimos años, pero yo creo que acertamos bien a la primera vez.

Nuestros fundadores declararon su intención de trabajar juntos “ayudando a las iglesias débiles”. Débil es una palabra que significa frágil debido a una enfermedad. Lo contrario de ser débil es estar fuerte y saludable. Para ser claro, débil no significa pequeño. Muchas de nuestras iglesias pequeñas son fuertes y sanas. Una iglesia pequeña, incluso una iglesia pobre, puede demostrar vitalidad, unidad, pureza y madurez. Además, una iglesia grande y rica puede ser débil: ¡espiritualmente débil y enferma!

Trabajamos juntos porque algunas de nuestras iglesias son fuertes y saludables, mientras que otras están débiles y enfermas. Esas iglesias que están fuertes tienen una obligación de fortalecer a sus hermanos, para ayudarlos y animarlos. Con el paso de los años, la salud y la fuerza van y vienen. Algunas iglesias que solían ser fuertes y saludables ahora son débiles; algunos que eran débiles encuentran nueva vitalidad. Los fuertes caminan al lado de los débiles.

Ayudamos a nuestras iglesias débiles porque les amamos. Estos son nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Compartimos un vínculo común: un Señor, una fe, un bautismo. Jesús ama a estas iglesias y nosotros también debemos amarlas.

Animamos a nuestras iglesias débiles para avanzar el Evangelio. La iglesia local es el pilar y el fundamento de la Verdad del Evangelio (1 Timoteo 3:15). La luz del Evangelio brilla en nuestro vecindario y entre las naciones cuando la iglesia local es vital, saludable y fuerte. Una iglesia débil es una luz tenue. Nuestro mundo oscuro espera la luz del Evangelio de Jesucristo.

Ayudamos a nuestras iglesias débiles para la gloria de Dios. ¿Recuerda el informe de los hermanos a Nehemías? Dijeron que los hermanos en Jerusalén estaban en gran calamidad y humillación. Cuando una iglesia va en declive durante años puede convertirse en un oprobio. Por otro lado, cuando una iglesia débil encuentra nueva vida, fortaleza y salud, el Nombre de Jesús es exaltado. Trabajamos juntos para “ayudar a nuestras iglesias débiles” para que el Nombre del Señor sea glorificado.

Hance Dilbeck

Author: Hance Dilbeck

View more articles by Hance Dilbeck.

Share This Post On
Read previous post:
World Cup stirs witness despite crackdown

ST. PETERSBURG, Russia (BP) -- Russia's 2016 law restricting evangelism may have curtailed some traditional Gospel-sharing efforts at World Cup...

Close